Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

La Colocación en Capa Gruesa

El patrimonio arquitectónico español posee una riquísima representación de recubrimientos rígidos modulares, especialmente baldosas cerámicas, que se extiende desde el siglo X hasta nuestros días. Una parte importante de ese patrimonio cerámico de nuestra arquitectura, en especial alicatados y cubiertas de teja vidriada, ha soportado con dignidad el paso del tiempo, sin desprendimientos o pérdida de sus atributos formales.

Se trata de arquitecturas que se edificaron en largos períodos de ejecución y, en consecuencia, los recubrimientos cerámicos se asentaban sobre soportes de una asegurada estabilidad. Las superficies de colocación eran también estables y compatibles con el mortero de cal que, a su vez, a través de composiciones experimentadas por los Maestros Alarifes con las mejores arenas de aluvión, daba adherencia y una cierta deformabilidad al sistema. La adherencia ha sido siempre de tipo mecánico, con una superficie de colocación texturada y porosa, y unas baldosas cerámicas también porosas (con capacidad de absorción de agua superior al 12%) y reverso texturado (conformación manual en estado plástico). Además, el formato de la baldosa pocas veces ha superado los 625 cmhasta bien avanzado el siglo XX, con lo que las tensiones de cizalladura en la unión adhesiva eran reducidas.

En los solados, la colocación al tendido se remonta a la noche de los tiempos, incluso previendo el drenaje y la contención del remonte de humedad a base de escombros de cerámica, en solerías a ras de suelo o espacios en contacto con el exterior, especialmente en claustros. Se trataba de una pavimentación flotante que, aun con deformaciones, tenía un buen comportamiento incluso sobre forjados apoyados en vigas de madera.

Desde la progresiva difusión de la patente de Aspin (Portland, R. Unido, 1824), la formulación de hormigones y morteros desaloja la cal como aglomerante, sustituyéndola por el cemento industrial. Se gana en resistencia mecánica en general y especialmente a la compresión, pero se incrementa la rigidez del sistema. Su mejor comportamiento frente al agua y la humedad contribuye asimismo a la sustitución.

Por otra parte, la edificación evolucionó también hacia métodos constructivos industriales que, a partir de la segunda mitad del siglo XX, se complementan con la adopción de nuevos materiales. Esta evolución trae consigo la progresiva reducción de los tiempos de entrega a fase de acabados hasta desembocar en estructuras y elementos constructivos de elevada inestabilidad dimensional, bien por las características intrínsecas de los materiales, bien por no haberse completado el proceso de hidratación de los conglomerados de cemento.

Por último, la oferta de baldosas cerámicas ha tendido en las últimas décadas hacia productos de baja capacidad de absorción de agua (hasta llegar a porosidades abiertas de 0,05%) y a grandes formatos (3600 cm2 ó más) que se pretenden instalar por adherencia directa

La suma de los puntos anteriores [rigidez del adhesivo + inestabilidad de los soportes + decremento de la adherencia mecánica + incremento de las tensiones de cizalladura] ha reducido drásticamente los márgenes de fiabilidad de la colocación tradicional hasta hacerla inviable en un buen número de recubrimientos.

Comentamos en primer lugar la rigidez del mortero de cemento. La cohesión interna se alcanza con la formación de silicato cálcico hidratado, con la presencia de hidróxido cálcico que se une a aquél mediante las débiles fuerzas electrostáticas de Van der Waals. El proceso de hidratación es prolongado en el tiempo aunque, en condiciones normales de disponibilidad de agua, se completa en su mayor parte en las primeras cuatro semanas.

Cerámica vidriada y mosaico en la bóveda de la maxura de la mezquita de Córdoba
Bóveda de la maxura en la Mezquita de Córdoba. Ampliación de al-Hakam II, 961-976. Decoración musiravia de teselas de vidrio dorado (técnica bizantina) e imposta mixtilínea de cerámica vidriada y decoración en verde cobre y marrón violáceo de manganeso
Solado cerámico en el palacio/fortaleza de Alacuàs (Valencia)
Pavimento de baldosas de mayólica con decoración medieval en azul cobalto. 2ª planta del palacio-fortaleza de Alacuás. (Valencia, ss.XV-XVI)


Las claves de la durabilidad de los recubrimientos rígidos modulares instalados con morteros de cal pueden resumirse en:
  • Una óptima estabilidad de los elementos constructivos sobre los que se asientan
  • Uso de morteros de cal bien experimentados que confieren adherencia y una cierta deformabilidad
  • Óptimas condiciones en la interfaz adhesivo/adherentes, con una adherencia mecánica basada en el anclaje del mortero de cal a la textura, porosidad y estructura capilar de los adherentes
  • Reducidas tensiones de cizalladura entre el mortero de cal y los adherentes, no sólo por la estabilidad de los soportes sino también por:
    • La compatibilidad entre materiales, además de características físicas similares (coeficientes de dilatación térmica lineal y expansión por humedad)
    • Las reducidas dimensiones de los módulos del recubrimiento
    • La desvinculación, especialmente en solados, del recubrimiento rígido respecto al soporte sobre el que se asiente
    • La madurez de los soportes entregados

LIMITACIONES DE LA COLOCACIÓN EN CAPA GRUESA CON MORTERO
En Revestimientos
  • Con baldosas cerámicas de capacidad de absorción de agua E > 3%
  • Con baldosas cuyo formato nominal dé una superficie S ≤ 900 cm2
  • En exteriores de clima templado, sin riesgo de helada
  • Sobre cerramientos y particiones estables de clase 1, asentados sobre forjados también estables de clase 1
  • Sin capas intermedias compresibles
  • Sobre superficies de media/alta succión/absorción de agua
  • Sobre superficies que presentan derivaciones de planitud/aplomado inferiores a 20 mm, medidas con regla de 2 m
  • Sobre superficies compatibles con el mortero de cemento/cal
  • En su caso, sobre capas de regularización o enfoscados con edad superior a los 28 días
En Pavimentos
 
  • Mismas limitaciones que la colocación de revestimientos respecto a la baldosa y la superficie de colocación
  • Sobre soleras de hormigón con edad superior a 6 meses
  • Sobre forjados con luces no superiores a 4 m y estables de clase 1
  • Solados de tránsito exclusivamente peatonal
 
 
  • Mismas limitaciones que la colocación de revestimientos respecto a la baldosa
  • En exteriores de clima templado, sin riesgo de helada
  • Sobre forjados con luces no superiores a los 5 m y/o inestables de clase 2
  • Con una altura disponible para el solado, desde la capa de compresión del forjado, no inferior a 80 mm
  • Sobre capas intermedias que no presenten compresibilidad alta
  • Solados de tránsito exclusivamente peatonal

            A continuación, se describen las diferentes técnicas de colocación. Se accede a través del siguiente menú:

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló