Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Cohesión

Para un correcto anclaje del material de agarre, sea mortero o adhesivo, es condición imprescindible que la superficie de colocación presente una buena resistencia mecánica a la tracción y, además, las partículas del material permanezcan firmemente unidas entre sí. A esta propiedad le llamamos cohesión superficial. Bajo esa definición podemos encontrarnos con:

Verificación de la cohesión mediante rayado con punta de acero
Verificación de la cohesión de una superficie de yeso con una punta de acero. FUENTE: MAPEI®
  • Superficies con baja cohesión, que se desmoronan en una amplia extensión, precisando saneamiento mecánico hasta llegar a los estratos consolidados y reparación mediante capas de regularización con morteros adecuados.
  • Superficies con cohesión media, que no precisan saneamiento mecánico pero su capa externa se presenta disgregada o pulverulenta (por ejemplo, enfoscados ejecutados con un mortero muy pobre en cemento o capas de nivelación realizadas con morteros con exceso de agua). En esos casos, es posible consolidar la superficie con imprimaciones acrílicas.
  • Superficies de alta cohesión, preparadas para la colocación por adherencia sin precisar ninguna actuación.

Hay que prever también el comportamiento futuro de la superficie por acción del agua, el hielo o por ataque químico. Recubrimientos bien instalados pueden presentar problemas a medio plazo por degradación de la superficie de colocación.

El recubrimiento rígido modular necesita anclarse en una superficie firme, que traslade adecuadamente los esfuerzos que surjan en el recubrimiento al conjunto del soporte. Sería deseable que reuniese unas características resistentes superiores al material de agarre a utilizar, lo cual no siempre es posible. En general, con los productos y materiales que se consideran en este apartado como susceptibles de conformar la superficie de colocación, se puede lograr la suficiente firmeza para un recubrimiento rígido modular, con las observaciones que en cada apartado concreto se establecen; sin embargo, en la práctica y en especial cuando se trata de obras de reparación o instalación de recubrimientos sobre capas antiguas, es preciso establecer consideraciones en torno a la cohesión o firmeza de la superficie de colocación en dos sentidos:

  • Cohesión actual de la superficie de colocación.
  • Posibilidad futura de degradación.

La cohesión es un término con el que se pretende significar el grado de unión entre las partículas que componen la superficie de colocación y puede, de alguna manera, ser evaluada mediante la medida de la resistencia a tracción o al arrancamiento.
 

Esquema del aparato para medir la cohesión por ensayo a tracción
Ensayo de arrancamiento

En la práctica, y para obras sin unos requisitos mecánicos importantes, la comprobación de la cohesión se realiza de una manera sencilla, mediante golpeos o rascados con herramientas de obra y observación visual.

No existen criterios establecidos para la clasificación de las superficies en función de su cohesión, en cualquier caso podemos dividir las superficies según los criterios de la siguiente tabla, basados en la necesidad de tratamiento.

Clasificación de las superficies en función de su cohesión
Clases de superficies
Necesidad de tratamiento
Ejemplo
Superficies con baja cohesión
Superficies que se desmoronan en una amplia extensión, precisando la reparación total
Revocos antiguos degradados, morteros de cal o yeso, barro etc.
Superficies con cohesión media
Superficies que precisan de reparaciones parciales
Superficies de piedra degradada
Superficies con alta cohesión
Superficies que no precisan tratamientos de consolidación
Morteros de cemento, fábricas de ladrillo o bloques de nueva construcción, etc.

En muchos casos, y especialmente sobre superficies con cohesión media, será suficiente aplicar un material de imprimación cohesionante, normalmente a base de resinas poliméricas en dispersión, que conferirá un anclaje adecuado al recubrimiento rígido modular.

La posibilidad de degradación posterior del material que forma la superficie de colocación estará en función de su naturaleza y las posibles fuentes agresivas, en especial la acción de la humedad. Ha de mostrarse especial interés ante superficies metálicas o capas que comprendan armaduras de acero, etc. Los derivados del yeso y la madera son otros materiales que pueden experimentar procesos de degradación que suponen un peligro para la estabilidad de los recubrimientos.

Medidas Correctoras para Conferir Cohesión
Tipo de falta de cohesión
Actuación correctora (1)
Técnica de colocación (1)
Disgregación superficial
Falta de resistencia al rayado
Superficies pulverulentas
Imprimación Consolidante Superficial I2
Colocación en capa delgada con adhesivos compatibles
Desconchados, abombamientos, fisuras
Saneamiento Mecánico(2)
Reparación
Capa de Regularización
Colocación en capa delgada con adhesivos compatibles
Colocación en capa gruesa si hay compatibilidad
(1) Técnica aconsejada solamente desde el punto de vista de la cohesión, independientemente de otros parámetros a considerar.
(2) Si el saneamiento mecánico da como resultado una disgregación superficial o superficies pulverulentas se aplicará una imprimación I2.
I2 es una imprimación consolidante superficial, normalmente una solución acrílica en agua que se aplica con rodillo o brocha, en dos o más capas sobre la superficie de colocación.

Los fenómenos de degradación de la interfaz material de agarre/superficie de colocación han sido bien estudiados y difundidos, respecto a eflorescencias con formación de cristales, formación de compuestos hidratados con notable aumento de volumen [éste es el caso de la etringita en soleras de anhidrita o revestimientos de yeso] y la destrucción que provocan los ciclos de hielo/deshielo en estructuras porosas.

A ese catálogo de falta o pérdida de cohesión hay que añadir en la actualidad y ante la proliferación del empleo de fluidificantes con la finalidad de obtener morteros autonivelantes de bajo coste, la migración de los aditivos en los morteros de recrecido autonivelantes y que generan una superficie pulverulenta, de baja cohesión, en la solera endurecida.

La colocación de un pavimento rígido modular por adherencia exigirá una abrasión mecánica de la superficie y la posterior limpieza exhaustiva.
 

^ Subir

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló