Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

La Arena

Con ese término entendemos los materiales inertes (que no reaccionan ni se alteran), de naturaleza pétrea, que intervienen con diferentes tamaños en la composición de morteros y hormigones. Su misión es similar al esqueleto del ser humano: soportar toda la estructura del cuerpo. Al igual que músculos y tendones se anclan a los huesos para articular las diferentes partes del cuerpo, las agujas del cemento conglomeran las partículas y los guijarros del árido para crear una estructura sólida y cohesionada, más o menos compacta.

Bajo el término árido englobamos las arenas, las gravillas y las gravas, diferenciadas visualmente por el tamaño. Las arenas, a su vez con diferente distribución de tamaño, son el componente básico de los morteros (además del conglomerante cal o cemento). Las gravas y gravillas entran en la formulación de hormigones.

Todos los áridos proceden de la erosión (proceso natural) o trituración (proceso artificial). La naturaleza del árido será la de la piedra de la que procede, el tamaño y la geometría dependerá del proceso natural de erosión o artificial de trituración al que haya sido sometido. El tamaño también puede seleccionarse artificialmente mediante cribado o tamizado.

Tres son las procedencias de los áridos: como resultado de un proceso de erosión y sedimentación en las corrientes de agua, en forma de grandes depósitos de decantación cuyo origen también fue por acción del agua y, por último, los áridos fabricados a partir del material pétreo de una cantera.

Las arenas naturales de río pertenecen al primer grupo. Presentan ya una distribución de tamaños adecuada para la composición de morteros, están lavadas (ausencia de tierra y otras impurezas) de forma natural y su forma redondeada favorece la compactación del mortero (ausencia de huecos), aunque con un anclaje del cemento menos efectivo que en las formas angulosas.

Las arenas fósiles tienen idénticas características a las de río, aunque pueden presentar impurezas, bien por estar mezcladas con arcillas o bien por aportaciones en el proceso de extracción.

Las arenas de machaqueo también denominadas de mina o de cantera, son de naturaleza de la piedra de la que proceden, su forma es angulosa e irregular como consecuencia del tratamiento mecánico al que se someten (trituración o machaqueo). La distribución por tamaños depende del proceso de criba o tamizado al que se sometan. Suelen presentar impurezas que exigirán su lavado antes de comercializarse.

Arena de machaqueo (triturada)
Arena de machaqueo (triturada)
Arena de mina
Arena de mina

En España, por razones económicas y por la escasez de áridos naturales, se comercializan mayoritariamente los áridos de machaqueo de naturaleza caliza, lo cual no es precisamente una garantía de calidad de hormigones y morteros si la trituración no va acompañada de los procesos de lavado y selección por tamaños, más mezcla de diferentes tamaños.

Ante esta situación, debemos tener claros algunos conceptos:
  • Son mejores las arenas de naturaleza silícea que las calcáreas, en especial para la composición de morteros que van destinados al alicatado/solado de baldosas cerámicas
  • Apretando con la mano un puñado de arena, debe ser áspera al tacto y crujir con la presión. Además, no manchará la palma de la mano. En caso contrario, es una arena de mala calidad y, como mínimo, deberá lavarse antes de su utilización.
  • En la formulación de morteros se exige una distribución de tamaños de las partículas que componen la arena. No es admisible que tengan todas las partículas el mismo tamaño, ni que sean mayores que un tamaño máximo ni menores que un tamaño mínimo. Por tanto, se debe exigir una selección granulométrica (selección del tamaño de los granos) por debajo de un máximo y por encima de un mínimo, y que incluya unas cantidades más o menos constantes para cada tamaño comprendido entre el máximo y el mínimo. Para la preparación de morteros debemos respetar la distribución de tamaños que se aporta en el cuadro adjunto.

Tamiz mm (*)
% que pasa
Condiciones
2,50
A
90 ≤ A ≤ 100
1,25
B
30 ≤ B ≤ 100          B-C ≤ 50
0,63
C
15 ≤ C ≤ 70            C-D ≤ 50
0,32
D
5 ≤ D ≤ 50              B-D ≤ 70
0,16
E
0 ≤ E ≤ 30
(*) Se refiere a la luz de malla, distancia libre entre hilos del tamiz

Las gravas son áridos con tamaño de grano mayor que las arenas, y entran en la composición de los hormigones. La distribución de tamaños estará en función del tipo de hormigón que tengamos que preparar.

Las gravillas son áridos de tamaño intermedio entre las gravas y las arenas. También se utilizan en la composición de hormigones.

1 m3 de arena de río     = 1.800 Kg
1 m3 de gravilla             = 1.450 Kg



Para ampliar información consulte el documento PDF.

^ Subir

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 99 02
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló