Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Capacidad de Difusión del Vapor

Especialmente en zonas geográficas de clima frío, se exige a un acabado exterior la capacidad de difusión del vapor de agua desde el interior, con el fin de evitar condensaciones en el cerramiento, allá donde se produce el punto de rocío. De ahí que en algunas normativas nacionales se exige que los cerramientos resueltos con materiales modulares rígidos e impermeables incorporen una junta que permita esa difusión del vapor de agua, fijando un coeficiente mínimo, expresado en % de superficie de la junta respecto a la superficie total del cerramiento.

Esta aseveración es extensible a recubrimientos cerámicos interiores y bajo la exigencia cada vez más preciada de alcanzar transpirabilidad para cerramientos y particiones en una edificación saludable. Sabemos que el vapor de agua circula siempre de un lugar donde existe mayor presión a otro donde la presión es inferior. La presión de vapor está en función siempre de la humedad relativa y la temperatura. Como en muchos casos no podemos prever el salto térmico, es mejor recurrir a materiales transpirables que permitan el paso de la humedad y regular las estancias, evitando además que por diferencias de temperatura se provoquen condensaciones.

Ante baldosas inabsorbentes (por ejemplo, BIa, BIb) o baldosas esmaltadas, el vapor de agua tendrá que pasar necesariamente por las juntas y de la superficie disponible de esas juntas dependerá la mayor o menor capacidad de difusión, también de la naturaleza del material de rejuntado en cuanto a permeabilidad al vapor.Tenemos así una segunda propiedad esencial de los materiales de rejuntado, aunque no está referenciada en la norma y no se toma en consideración. Los buenos materiales de rejuntado cementosos suelen ser impermeables al agua líquida y permeables al vapor.

Aportamos unas tablas donde se especifica el porcentaje de superficie de la junta de colocación sobre la superficie total del recubrimiento, en función del formato de la baldosa y de la anchura de esta junta de colocación.

La norma alemana establece en cerramientos exteriores un 5% de participación de la superficie de la junta en la superficie total del revestimiento cerámico, considerando que con ese porcentaje se alcanza una adecuada difusión del vapor en invierno desde las estancias interiores (mayor temperatura y mayor humedad relativa) al exterior (temperaturas muy bajas y, en consecuencia, presiones de vapor también bajas). Si tomamos ese porcentaje como el mínimo adecuado para cualquier aplicación, vemos que en formatos cuadrados de 20x20 cm ya debemos recurrir a juntas de 6 mm para alcanzar ese valor. Cuando nos movemos en formatos grandes, como es el caso del 45x45 cm debemos ejecutar el revestimiento con juntas de 12 mm de anchura. Para formatos rectangulares, de los habituales en la actualidad, deberemos recurrir a juntas de 9 mm de anchura para alcanzar el 5 % de superficie de la junta.

Además de la función de absorber tensiones mecánicas y capacidad de difusión del vapor de agua, la junta de colocación permite evaporar el agua o el disolvente de los adhesivos en baldosas de baja o muy baja capacidad de absorción de agua, posibilitando el correcto endurecimiento en el tiempo previsto. Ello es especialmente importante en adhesivos en dispersión y baldosas de pasta de vidrio o gres porcelánico.

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló