Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Los Materiales de Rejuntado

La colocación tradicional de recubrimientos rígidos modulares apenas contemplaba separación entre las baldosas. Eran juntas muy estrechas que se rellenaban con una mezcla de cal o cemento blanco y arena, en un contexto de colocación de baldosas de pequeño formato, absorbentes y sobre superficies de colocación muy estables. A partir de los años 60 y una vez generalizado el destajo en la colocación de recubrimientos rígidos modulares, se impuso la colocación “a tope” o “a testa”, sin separación física entre baldosas adyacentes. En el acabado final, se trataba simplemente de aplicar algún material que pegara mínimamente a los bordes de las baldosas y que diera un juego estético a la hora de entregar el recubrimiento cerámico, sin tan siquiera pensar en el comportamiento de ese material en el tiempo. Con esa finalidad, proliferaron en el mercado productos comercializados como lechadas o boradas, con la única pretensión de rellenar las hendiduras entre baldosas adyacentes, con los únicos objetivos de una fácil y rápida aplicación, también limpieza posterior, y un resultado estéticamente adecuado en un primer momento. Esos productos competían además con la utilización directa de cemento blanco, sin árido, que se aplicaba directamente sobre las juntas entre baldosas y se limpiaba después con esponja húmeda.

Si bien las buenas lechadas o boradas incorporan árido fino en su composición y persiguen una mínima adherencia en los bordes no esmaltados de la baldosa cerámica, siempre de una cierta capacidad de absorción de agua, también una retracción controlada en el proceso de maduración, ninguna de esos productos asegura una adherencia a los flancos de la baldosa, al no existir separación entre piezas.

Con la difusión de formatos medios/grandes y la comercialización de baldosas inabsorbentes, este tipo de rejuntado pasa a ser sinónimo de no calidad. Además, la inestabilidad de los soportes y todas las razones apuntadas anteriormente llevan a la conclusión de la necesidad de utilizar materiales apropiados para el relleno de juntas suficientemente dimensionadas, desde un mínimo de 1,5 mm en interiores hasta un mínimo de 5 mm en exteriores. Se entra así en la formulación y comercialización de materiales de rejuntado cementosos que deben alcanzar al menos algunas de las características para los adhesivos.

Desde la aprobación de la norma europea EN 13888 (2002) se abre un nuevo panorama en la comercialización de los materiales de rejuntado para la colocación de recubrimientos rígidos modulares, especialmente cerámicos, también denominados popularmente como “morteros para juntas”. Esta norma establece unas características fundamentales u obligatorias que permiten el encuadramiento tecnológico del material de rejuntado y también prevén su comportamiento en el tiempo, a través de dos características: la resistencia a la abrasión y la absorción de agua.

Dedicamos un primer apartado a definir la junta de colocación y sus funciones, para pasar después a describir las características que debieran contemplar estos materiales, con extensión a la descripción de los productos comerciales que conviven en el mercado actual.

Un segundo apartado está dedicado a la descripción resumida del contenido de la norma europea EN 13888, en cuanto a términos y definiciones, características especiales, especificaciones, clasificación y denominación, así como las condiciones de marcado y etiquetado.

El apartado más importante, al igual que en los adhesivos, es ofrecer unos criterios de seguridad para la selección del material de rejuntado más idóneo en función de las condiciones ambientales, tipo de baldosa y prestaciones del recubrimiento.

La aplicación del material de rejuntado en diagonal a las juntas
La primera operación de limpieza con esponja húmeda

La separación física entre baldosas adyacentes, denominada junta de colocación, juega un papel determinante en la disipación de tensiones localizadas en recubrimientos rígidos modulares, en todas las situaciones, pero especialmente sobre soportes inestables y baldosas de tamaño medio y grande.

Un completo encuadramiento de los materiales para el relleno de las juntas entre baldosas demanda:

  • El conocimiento de las funciones de las juntas de colocación
  • La caracterización de los materiales de rejuntado a través de sus propiedades más relevantes
  • Una referencia a la norma EN 13888
  • Los criterios de selección en función de las diferentes variables
  • Información sobre las condiciones de preparación y aplicación

Cada uno de estos apartados son expuestos más ampliamente desde el siguiente menú:

 

^ Subir

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló