Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Los Adhesivos

Los adhesivos constituyen la alternativa de los morteros en la colocación de todo tipo de recubrimientos rígidos modulares y son representativos tanto de la adherencia química pura como de la adherencia mixta, mecánica y química, en los adhesivos denominados cementosos, por seguir incorporando el cemento en su composición como principal conglomerante.

La alternativa a los morteros como materiales de agarre nace precisamente de la inclusión de aditivos orgánicos a la composición de hormigones y morteros, para mejorar sus propiedades físicas y químicas.

El proceso de investigación y desarrollo sobre estos materiales cubre diferentes objetivos, y entre ellos:
  • Mejorar las resistencias mecánicas y químicas
  • Optimizar las características finales, con el objetivo de asegurar la durabilidad; y entre ellas: la impermeabilidad al agua y a los iones cloruro, la resistencia a la oxidación y carbonatación, y la resistencia a ciclos de hielo/deshielo.
  • Mejorar las características en fresco, relacionadas con la consistencia y trabajabilidad, en el caso de los morteros
Median apenas 80 años entre las primeras patentes de morteros aditivados con látex natural [L. Cresson (1923) y V. Lefebure (1924), Reino Unido] y la plena incorporación de la Química del Carbono en los materiales de construcción, en las últimas dos décadas del siglo XX.

En el plano más próximo de los morteros para la colocación de baldosas, primero aditivados con látex y después con compuestos poliméricos, la evolución ha sido también espectacular a partir de los primeros desarrollos en Estados Unidos, en la década de 1950. Son hitos en la innovación de estos morteros aditivados, ahora llamados adhesivos cementosos:

  • Incremento de la adherencia, por mejor unión entre el cemento hidratado y el árido, también por el puenteado que ejerce la membrana polimérica ante la propagación de microfisuras
  • Menores contracciones de secado y maduración, junto a una mejor hidratación del cemento
  • Unión adhesiva menos porosa y, en consecuencia, más impermeable y resistente a ciclos hielo/deshielo
  • Un buen anclaje sobre superficies lisas y/o inabsorbentes
  • Mayor resistencia mecánica a la tracción, flexión, cizalladura, compresión e impacto, consecuencia de la cohesión alcanzada en la comatriz polímero/cemento.
  • Capacidad deformable en función del comportamiento viscoelástico de las resinas poliméricas incorporadas
  • Mantenimiento de la adherencia en condiciones de alta temperatura (hasta 150-170 ºC)
  • Mejores propiedades en fresco como consecuencia del comportamiento reológico de las resinas poliméricas dispersas en el mortero. Junto a la capacidad de retención de agua, las resinas contribuyen a la mejor trabajabilidad y mayores tiempos de uso, aplicación (tiempo abierto) y rectificación, así como mayor capacidad humectante.
  • Consecución de comportamiento tixotrópico con influencia directa en la mejor trabajabilidad y la estabilidad en fresco hasta el endurecimiento [bajo nivel de descuelgue en revestimientos y ausencia de asentamientos diferenciales en pavimentos], también sobre la capacidad humectante.
  • Aseguramiento de la adherencia con grosores mínimos, desde un milímetro.

La deformabilidad y la tixotropía son logros de la última generación de los adhesivos cementosos, a niveles impensables hace tan sólo dos décadas.

Membrana polimérica en un mortero
Membrana polimérica en un mortero de nivelación.
FUENTE: WACKER POLYMER SYSTEMS
Membrana polimérica en un mortero
Buena dispersión de los compuestos poliméricos en el seno del mortero.
FUENTE: WACKER POLYMER SYSTEMS


El éxito comercial de los adhesivos cementosos es consecuencia de la suma de las innovaciones aportadas, pero también de la progresiva aceptación del diferencial de precio respecto de los morteros tradicionales, en el marco de su mejor adaptación a las baldosas y los soportes, y el aseguramiento de la durabilidad del recubrimiento rígido modular.

Con los adhesivos cementosos también se introduce la técnica de colocación en capa delgada, unos pocos milímetros de grosos [3-6 mm] en contraste con los 10-25 mm de la colocación en capa gruesa. Es por ello vital que se asegure la completa hidratación del cemento, evitando la evaporación del agua o su succión por la baldosa o la superficie de colocación, para lo que es necesario incorporar a la composición los retenedores de agua. Con ello tenemos cuatro componentes básicos para los adhesivos cementosos:

  • El conglomerante, que seguirá siendo el cemento, normalmente del tipo CEM I 32,5 R, de clase resistente 32,5 N/mm2
  • El árido, de naturaleza silícea, fundamentalmente a base de arena de cuarzo de granulometría controlada
  • Los retenedores de agua, introducidos como compuestos de la celulosa, en forma de éteres de celulosa (éter de metilhidroxietilcelulosa MHEC o en forma de éter de metilhidroxipropilcelulosa MHPC)
  • La resina, a base de diferentes tipos de compuestos poliméricos, combinados entre sí, para alcanzar diferentes propiedades

Información más amplia sobre la composición de los adhesivos cementosos la puede encontrar en el documento Morteros modificados con polímeros y en la bibliografía que allí se cita.

Pero bajo la denominación de adhesivos tenemos otros materiales disponibles que atienden los objetivos de óptima adherencia sobre superficies lisas, alta deformabilidad o elevada resistencia química, también buen comportamiento en condiciones de uso particulares. Con una o varias de estas características tenemos los productos especializados:

  • Los adhesivos de resinas en dispersión, ya con una adherencia exclusivamente química, donde el endurecimiento se produce por evaporación del agua o el disolvente

  • Los adhesivos de resinas de reacción, también con una adherencia exclusivamente de naturaleza química, donde el endurecimiento se produce por reacción química entre los componentes separados antes de la mezcla

En los adhesivos de resinas en dispersión, denominados en la norma EN 12004 adhesivos en dispersión y designados con la letra D, ya hemos dicho que el endurecimiento se produce por evaporación del agua o del disolvente. Es un tipo de adhesivo, normalmente comercializado para su aplicación directa sin necesidad de manipulación, y que se caracteriza fundamentalmente por su elevada deformabilidad. En este tipo de adhesivos se mide la adherencia a través de la resistencia a la cizalladura, sometiendo la pasta a diferentes condiciones de ensayo. Sin embargo, estos materiales son sensibles a la presencia de agua al redispersarse los polímeros presentes en la composición y, con ello, comprometerse la adherencia por la pérdida de endurecimiento, siendo además que la adherencia química es el único tipo presente.

En los adhesivos de resinas de reacción, denominados en la norma EN 12004 adhesivos de resinas reactivas y designados con la letra R, el endurecimiento se produce por reacción química, normalmente entre los dos componentes activos separados que constituyen la base de la composición junto con los áridos. También en este caso la adherencia es de naturaleza exclusivamente química. Esta familia de adhesivos se caracteriza por unas elevadas resistencias mecánicas y químicas una vez endurecidos, una total impermeabilidad al agua y, en algunas formulaciones, también una alta deformabilidad. Son inconvenientes su dificultad de manipulación y también de aplicación fuera de un margen reducido de temperaturas.

Los avances en la tecnología de los adhesivos permitieron a la industria fabricante clasificar y parametrizar primero sus características/propiedades y proponer después métodos de ensayo para la evaluación de aquéllas. Como consecuencia, surgen las primeras normas nacionales en la década de 1970, para confluir después en el proyecto de norma europea que culmina en el año 2000 con la publicación de la norma EN 12004, con lagunas y carencias pero con la voluntad de constituirse en un documento de referencia para la caracterización de los adhesivos destinados a la colocación en capa delgada de recubrimientos rígidos modulares. Los métodos de ensayo asociados a esa norma suponen también un salto cualitativo importante para evaluar las características de estos materiales.

La versión de 2002, con el código EN 12004/A1 recoge ya el Anexo informativo ZA sobre el marcado CE. La última versión de 2007 recoge algunas modificaciones y correcciones de versiones anteriores, acompañada además de la actualización de algunas normas sobre métodos de ensayo. Las principales novedades de EN 12004:2007 son:

  • La ya plena especificación de la deformabilidad, como característica especial junto al tiempo abierto ampliado, de los adhesivos cementosos, en las categorías de deformable [código S1] y muy deformable [código S2], según el resultado del ensayo según EN 12002 (en la actualidad en proceso de revisión con borrador final previsto para Agosto 2008)

  • La exigencia de resistencia mínima a la tracción de 0,5 MPa a las 6 horas para los adhesivos cementosos de maduración rápida (también conocidos como de fraguado rápido, con el código F).

  • La clasificación de los adhesivos respecto a la resistencia al fuego

Se supone que los progresos del Grupo de Trabajo WG3 de ISO TC189 confluirán en la aprobación de una norma internacional sobre los adhesivos.

Indicar por último que el título de la norma EN 12004:2007 “Adhesives for tiles” ya sugiere su aplicación sobre cualquier tipo de baldosas rígidas, aunque se citen explícitamente las cerámicas.

En la documentación que acompaña al siguiente menú Vd. puede consultar información valiosa sobre los adhesivos según la EN 12004:2007, así como información complementaria.

^ Subir

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló