Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Calidad Superficial

La calidad de la superficie de una baldosa sea esmaltada, no esmaltada o pulida, se mide en primer lugar por la ausencia de defectos superficiales visibles que supongan una alteración de la apariencia y, en segundo lugar, por la uniformidad de aspecto de todas las baldosas de una partida comercial o, al menos, las que van a una misma unidad de obra o aplicación.

La norma EN 14411 es muy parca en la definición de los defectos y más todavía en la exigencia de uniformidad de aspecto, razonando que el proceso de cocción provoca diferencias de tono de color. Por ello, no contempla ni tan siquiera la obligación de asignar un código de tono.

Sin embargo, es imprescindible que el producto salga de fábrica bien referenciado y con garantías en cuanto a uniformidad de aspecto. En caso contrario, es la empresa de Distribución y Venta quien debe efectuar este control a base de muestreos sobre diferentes unidades de embalaje y antes de su expedición a obra.

En cualquier punto de la cadena de comercialización es necesario controlar:

  • La asignación de un mismo código de tono para las baldosas que presenten uniformidad de aspecto a nivel de superficie
  • El seguimiento de esa uniformidad, con un mismo código, en series de temporalidad alta
  • Las baldosas de tierra cocida y todas las que incorporen tratamientos complejos
  • Que las baldosas que presenten direccionalidad en tramas de fondo y/o decoraciones no sean cuadradas
Para ampliar información consulte el documento PDF.

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló