Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

El Proceso de Ejecución de una Junta de Movimiento

Sin ánimo de exagerar podemos decir que las juntas de movimiento constituyen el punto crítico y crucial en la ejecución de calidad de un recubrimiento cerámico. Son el elemento esencial que permite absorber las tensiones de compresión y tracción del entero sistema, así como las tensiones y esfuerzos generados en su base (soportes y/o estructuras). Las capas de separación nos permiten desvincular estratos y las juntas de colocación nos reducen las tensiones en la parte más externa del recubrimiento cerámico, pero son las juntas de movimiento quienes regulan y absorben las potenciales tensiones entre el sistema de recubrimiento y los elementos constructivos sobre los que se asienta.

Sin embargo, desde el lado de la ejecución de un recubrimiento cerámico las juntas de movimiento representan un obstáculo, sobre todo las estructurales y las intermedias, para el rendimiento del trabajo del colocador, y como tal obstáculo se intentará salvar de la forma más cómoda y rápida posible.

De ahí nace la necesidad ineludible de que existan los proyectos de colocación y de que esos proyectos incluyan las juntas de movimiento en todas sus variables: materiales, dimensiones y ubicación.

En esta breve exposición de las fases del proceso de ejecución de una junta de movimiento supondremos que:
  • Se han caracterizado completamente los espacios a revestir, se conocen los soportes, se tienen localizadas las juntas estructurales y se han contemplado tanto las condiciones ambientales como de uso de ese espacio.
  • Como consecuencia, se ha elaborado el correspondiente proyecto gráfico de ubicación de las juntas de movimiento y el pliego de prescripción técnica donde se describen los materiales, las dimensiones y las particularidades constructivas para cada tipo de junta.
  • El subcontratista, a través de la Dirección Facultativa, recibe el proyecto y las instrucciones para su ejecución, reflejadas éstas en el Libro de Órdenes.
Bajo estas premisas, el subcontratista procederá a la ejecución de la junta de movimiento, siguiendo el proceso que se expone a continuación:

  • Inspeccionará, localizará y señalizará las juntas estructurales preexistentes, para dar cuenta de las anomalías que encuentre y recibir instrucciones sobre las mismas de la Dirección Facultativa.
  • Se procederá a la limpieza exhaustiva de esas juntas y al relleno provisional ante operaciones posteriores. O bien se ejecutará el relleno definitivo con el material compresible, protegiendo su cara vista de esas operaciones.
  • Ante la ejecución de capas de separación, se señalizará exactamente la posición de estas juntas estructurales.
  • Ante la ejecución de capas de regularización, repartición de cargas y/o nivelación se dispondrán las correspondientes maestras, a ser posible de anchura igual a la junta de movimiento, que conformarán el hueco de la junta definitiva enrasada hasta la capa de separación final o, en su defecto, la superficie de colocación de la baldosa cerámica. En el caso de utilizar perfiles metálicos o de PVC duro como refuerzo, anclados al soporte o la capa de separación, sirven en ocasiones como referencia para la obtención de la sección constante de la junta.

Detalle de la sección de una junta de movimiento impermeabilizada (MAPEI)
Foto 1
Sección de una junta de movimiento impermeabilizada en un solado (MAPEI)
Foto 2
Aplicación del sellante mediante pistola extrudidora (MAPEI)
Foto 3
Eliminación de la protección lateral de una junta tras el sellado (MAPEI)
Foto 4

  • Si por debajo de estas capas hubiere que disponer una capa de impermeabilización, ésta será la primera operación a ejecutar, colocando una banda impermeable en forma de U sobre la junta (Foto 1).
  • La junta de movimiento, ya conformada hasta la cota de colocación de las baldosas cerámicas, se rellenará provisionalmente con poliestireno expandido u otro material para protegerla de las operaciones de colocación y rejuntado.
  • Tras la aplicación del material de agarre y antes de su endurecimiento se procederá a la eliminación de materiales disgregados, restos de mortero o adhesivo e irregularidades que dificulten la obtención de una sección regular, constante y lisa en toda la longitud de la junta de movimiento.
  • De igual forma se procederá tras la operación de rejuntado, dejando una junta limpia y regular en toda su sección y longitud. Téngase en cuenta que el sellante anclará especialmente sobre el estrato de material de agarre, los filetes de material de rejuntado y el canto de la baldosa cerámica. Los tres deben formar una superficie lisa y regular que facilite la adhesión, normalmente química, del sellante.
  • A operación de rejuntado concluida se procederá a la eliminación del material de relleno provisional, a la limpieza exhaustiva de la junta de movimiento (si es preciso con la ayuda de un aspirador) en toda la sección y longitud, limando las asperezas y eliminando cualquier irregularidad. Dado que algunos materiales de sellado no toleran la humedad deberá comprobarse si ese es el caso de nuestro sellante. Si la respuesta es afirmativa no efectuaremos ninguna otra operación sobre la junta hasta completar su secado.
  • Es el momento de colocar sendas cintas adhesivas (de 5 cm de anchura) paralelamente a los bordes de la junta de movimiento, en toda su longitud. Es la forma más sencilla de proteger las baldosas cerámicas y las juntas de colocación de las operaciones posteriores: imprimación de las paredes de la junta y operación de sellado.
  • Se procederá al relleno de la junta con el material compresible definitivo, bien en dos etapas (relleno de fondo y cordón de nivel de profundidad del sellante) o una sola. El material de relleno deberá tener una sección con una anchura del 125 % de la anchura de la junta antes de su instalación, de forma que dé una buena base estable a la operación de sellado (Foto 2).
  • Si existe la posibilidad de que el material de sellado se adhiera al material de relleno, es imprescindible disponer una capa o cinta antiadherente que evite esa posibilidad, pues se produciría una caída de la elasticidad del sellado hasta de un 70 %.
  • Se comprobará que el material de relleno alcanza una cota constante en toda su longitud. Esta cota marca la profundidad del material de sellado, que, bien nos ha venido dada por el fabricante, o la hemos deducido del Cuadro 1.

TIPO DE SELLANTE
RECUPERACIÓN ELÁSTICA
(en %)
RATIO ANCHURA/PROFUNDIDAD
Elásticos
Plastoelásticos
Elastoplásticos
Plásticos
70
40-69
20-39
< 20
2:1
desde 1:1 a 1:2
desde 2:1 a 1:1
desde 1:1 a 1:3
Cuadro 1

  • Ciertos tipos de materiales de sellado precisan de la aplicación de una imprimación sobre las paredes de la junta, para facilitar la adherencia química del sellante. En este caso y siguiendo instrucciones del fabricante, aplicaremos el material de imprimación y dejaremos transcurrir el tiempo indicado antes de proceder a la operación de sellado.
  • A material de relleno colocado, junta seca y limpia, puede aplicarse el material de sellado con pistola extrudidora (Foto 3), con espátula o por decantación. A esta operación de sellado seguirá otra de refinado superficial o disposición de una cierta curvatura en la superficie, antes de que endurezca el sellante. En juntas de movimiento con protección mecánica de los bordes es preferible rellenar el espacio entre el perfil metálico y la baldosa con sellante que con material de rejuntado.
  • La simple eliminación de la cinta adhesiva sobre los bordes de la junta de movimiento dará por concluida la ejecución. Una ejecución laboriosa en algunos casos pero que es la máxima expresión de la calidad y durabilidad del recubrimiento cerámico (Foto 4).
 

Detalle del proceso de sellado mediante masilla autonivelanteDetalle del proceso de sellado mediante masilla autonivelanteDetalle del proceso de sellado mediante masilla autonivelanteDetalle del proceso de sellado mediante masilla autonivelante

Proceso de aplicación del sellante por decantación y repaso con espátula
 

Las anteriores etapas del proceso de sellado pueden simplificarse para cierto tipo de juntas de movimiento más sencillas. No obstante, debe respetarse siempre el principio de que el material de sellado jugará elásticamente en un mismo plano y, por ello, debe evitarse en todos los casos la adherencia de ese material en la base de la junta. Los materiales de relleno deben utilizarse allá donde sea posible, evitando huecos entre el material de sellado y el fondo de la junta, huecos que en algún caso pueden comprometer la adherencia del sellado a las paredes laterales por acción de una presión perpendicular a la junta.

En juntas de unión entre recubrimiento cerámico y sanitarios también debe respetarse el proceso de ejecución anteriormente descrito, con la inclusión de un material de relleno, en este caso impermeable, allá donde sea posible. Los encuentros de la bañera o el plato de ducha con el revestimiento cerámico siempre deben cuidarse al máximo desde el punto de vista de la estanqueidad al agua y de la elasticidad de una junta que puede soportar movimientos importantes, de origen mecánico o térmico. En estos casos, se utilizarán materiales de sellado muy elásticos, resistentes al ataque químico y al crecimiento de moho que tengan un comportamiento regular a lo largo de su vida útil, sin afectarles la acción del agua y la humedad. Las juntas perimetrales en cuartos de baño de dimensiones más o menos reducidas, especialmente en los encuentros entre paramentos, también pueden resolverse con la aplicación directa de un sellante elástico, limpiando previamente la junta en toda su longitud y aplicando, en su caso, un material de imprimación.
 

^ Subir

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló