Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Prevención de la Disfunción

Supone actuar correctamente sobre todas las fases del proceso de ejecución del pavimento cerámico desde el elemento estructural entregado: un forjado o una solera de hormigón.

En el caso de forjados, el profesional de la colocación debe comprobar que la distancia entre pilares no supera los 5 m, para cantos entre 25 y 30 cm. En el caso de superarla, el sistema de pavimento deberá incluir una solera flotante sobre la capa de compresión del forjado.

La capa de compresión del forjado no deberá presentar fisuración, estar limpia de materiales disgregados y, sobre todo, no albergar escombros ni restos de obra. Pueden constituir una capa compresible que, además, provocará un secado poco uniforme de la capa de nivelación.

Si sobre la capa de compresión del forjado debemos extender una manta fonoaislante (normalmente se usa polietileno extrudido de celda cerrada) no permitirá el secado de la solera de nivelación por su parte inferior. Si tenemos margen para recrecer, dispondremos una capa de 20-30 mm de gravín o garbancillo sobre el aislamiento acústico antes de ejecutar la capa de nivelación (única forma de mejorar la uniformidad de secado de ésta).

La solera flotante o capa de nivelación es el elemento clave para prevenir la grave disfunción de la fisuración generalizada con vocación poligonal. Debe ejecutarse con mortero semiseco que, por su consistencia y composición, tenga la menor retracción posible. Es clave la selección de arenas de granulometría equilibrada y bajo contenido de finos, una provisión a humedad constante y una constante dosificación a hormigonadora en la relación volumétrica cemento/arena o cemento/cal/arena [1:10 ó 1:1:8 para la colocación al tendido, hasta 1:4 ó 1:5 en soleras flotantes], con una proporción agua/cemento por debajo de 0,5.

También es clave la extensión del mortero semiseco, en una capa no inferior a 30 mm de grosor, pudiendo llegar a 50 mm en algunos casos, su maestreado y fratasado, especialmente cuando trabajamos con arenas vivas.

Ante condiciones ambientales adversas (temperatura elevada o sequedad) cubriremos completamente el solado con film de polietileno, para que el secado y la hidratación del mortero sea lo más uniforme posible (además, el plástico protegerá la superficie del polvo y la suciedad), esperaremos 28 días y controlaremos la solera en cuanto a ausencia de fisuras, curvatura en los bordes y uniformidad de color (de secado).
 
¿Qué podemos hacer si no se cumplen estas condiciones?

  • Si los forjados tienen luces superiores a 5 m y sólo podemos recrecer 40-50 mm incluyendo aislamiento acústico al impacto deberemos recurrir a un sistema prefabricado antifisuración que nos dé una superficie de colocación estable (por ejemplo, Bekotec®, de Schlütter System)
  • Si debemos colocar las baldosas sobre una solera de dudosa estabilidad, ya fisurada, comprobaremos que no suena a hueco (sobre todo en su periferia), repararemos las fisuras con pasta de poliuretano, colocaremos un prefabricado de polietileno pegado por puntos que consienta la colocación directa de las baldosas cerámicas en capa delgada y seleccionaremos adhesivos cementosos deformables [C 1 S1, C 2 S1], y colocación a junta abierta. Seguramente, tendremos que replantear el nivel de entrega del solado.
  • Si la solera suena a hueco, presenta las puntas levantadas o concavidad debemos renunciar a la colocación inmediata, esperar 28 días, repetir la comprobación y, en su caso,sustituir esa solera por otra nueva.
  • Si la solera de nivelación no presenta fisuras ni deformaciones aunque no ha completado el proceso de endurecimiento (humedad superficial mayor al 3%, medida con higrómetro de contacto) recurriremos a adhesivos especiales diseñados para la colocación sobre "soleras jóvenes".
  • Si se cumplen las condiciones expuestas podemos colocar a junta abierta, capa delgada y adhesivos que cumplan la norma EN 12004, a ser posible con una mínima deformabilidad (S1 según EN 12002 para los cementosos), contando además con juntas de movimiento perimetrales y también intermedias configurando paños máximos de 25 m2 en exteriores y 40 m2 en interiores.
  • Si nos preguntamos qué ocurre con la colocación en capa gruesa ante esta grave disfunción, debemos distinguir las dos modalidades de ejecución con baldosas de los grupos IIa, IIb y III y formatos que den S<900 cm2
  • La colocación "a punta de paleta" es incompatible en solados con forjados de más de 5 m de luz, si no se prevé capa de desolidarización
  • La colocación "al tendido" puede ser compatible si el lecho de mortero sobre el garbancillo se constituye en solera flotante, bajo las características antes enunciadas. Si optamos por este método y precisamos colocar baldosas de los grupos Ia o Ib o formatos con S>900 cm2, sustituiremos el espolvoreado de cemento/cal por un puente de unión (adhesivo cementoso deformable) aplicado con grosores inferiores a 3 mm, por lo que precisamos un óptimo maestreado del mortero de colocación y baldosas cerámicas con excelente planitud.
  • En soleras de hormigón hay que respetar el tiempo de endurecimiento (6 meses en condiciones normales de humedad y temperatura) y generar juntas de fraccionamiento (también denominadas de hormigonado) cada 25 m2.

Claves Para la Prevención de la Fisuración con Vocación Poligonal
  • Sobre forjados de más de 5 m de luz conviene adoptar una solera flotante para la posterior instalación de solados rígidos modulares
  • La capa de compresión del forjado debe estar libre de escombros y restos de obra
  • La solera flotante se debe ejecutar con morteros semisecos de baja retracción
  • Sobre materiales fonoaislantes y termoaislantes inabsorbentes debe extenderse un manto de gravín o un geotextil para facilitar el secado de la solera flotante por su cara inferior
  • En condiciones ambientales adversas, es conveniente proteger la superficie de la solera de una rápida evaporación del agua
  • Deben respetarse los 28 días de endurecimiento de la solera antes de ejecutar el pavimento cerámico
  • Colocación a junta abierta, en capa delgada, con adhesivos que cumplen la norma EN 12004 y, a ser posible, deformables [S1 ó S2 según EN 12002]
  • Rejuntado con materiales CG 2 (EN 13888) y, a ser posible, también deformables
  • Si no podemos recrecer el solado por limitaciones de altura libre y debemos incorporar aislamiento acústico al ruido de impacto, debemos recurrir a prefabricados antifisuración
  • Sobre soleras de dudosa estabilidad, inmaduras y ya fisuradas, podemos interponer una capa de desolidarización prefabricada que consienta la colocación directa sobre la misma en capa delgada
  • Si la solera no presenta fisuración pero tiene humedad superficial superior al 3% colocaremos con puentes de unión (adhesivos especiales para soleras jóvenes)
  • Si la solera suena a hueco o presenta deformaciones esperaremos 28 días antes de decidir su demolición y sustitución. No podemos colocar sobre soleras deformadas
  • En soleras de hormigón debemos respetar los 6 meses de endurecimiento antes de la colocación y generar juntas de fraccionamiento cada 5x5 m
  • La colocación “al tendido” es compatible con forjados de más de 5 m de luz si la capa de mortero se reconvierte a solera flotante

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló