Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Histórico

Hasta la última década del siglo XX, este defecto sobre solados cerámicos estaba asociado a movimientos estructurales que generaban fuertes tensiones de compresión sobre el pavimento, superando la resistencia mecánica a la flexión de las baldosas pero sin provocar (al menos en muchos casos) la rotura de la adherencia por esfuerzo de cizalladura.

Aparecía especialmente en forjados que flectaban excesivamente, tal como se describe en bibliografía. Sobre solados ejecutados a junta abierta, baldosas de formato medio (S<600 cm2) y habiendo dispuesto juntas perimetrales, la aparición de esta disfunción por deformación cóncava de la superficie de colocación nos acerca a la magnitud de las fuerzas de compresión que se generan a la altura del pavimento.

La fisuración de solados de desarrollo poligonal ya catalogada en la década de los años 60 del s. XX Detalle de la fisuración de desarrollo poligonal documentada en una publicación de los años 60 del s. XX Detalle de la fisura en las baldosas de un solado documentada en una publicación de los años 60 del s. XX

Pavimento cerámico de los años setenta, colocado a junta abierta y con juntas de movimiento perimetrales. Obsérvese la deformación convexa del solado entre fisuras, en la imagen de la izquierda

En una edificación estable, madura, con luces reducidas en los forjados (menos de 5 m entre pilares), y amplios tiempos de ejecución hasta fase de acabados, es comprensible que este defecto tuviera una difusión muy limitada, máxime cuando la colocación de pavimentos estaba arropada por materiales y técnicas de ejecución bien experimentadas, y de la mano de buenos profesionales.

Lo que ocurre en los noventa es la negación progresiva del contexto descrito en el párrafo anteriores: luces mayores y cantos menores en forjados, progresiva aceleración del proceso edificatorio, inclusión de capas intermedias compresibles y adulteraciones, en aras del rendimiento, en la técnica de colocación.

Bajo este nuevo escenario, la ejecución de soleras con morteros de consistencia fluida (elevada proporción agua/cemento), el no respeto de los tiempos de hidratación de estas soleras (28 días) y el solado de baldosas de gran formato (S>900 cm2) sin junta de colocación, pasan de ser factores de contribución a convertirse en causas determinantes en la aparición y progresión del defecto.

No es de extrañar que esta grave disfunción se extienda rápidamente en obra nueva hasta constituir un motivo de honda preocupación para prescriptores y técnicos de la construcción. Un Colegio Oficial de Arquitectos llega a recomendar oficiosamente no recurrir a recubrimientos rígidos modulares esbeltos en solados sobre forjados de obra nueva. El descrédito para la baldosa cerámica está servido y la repercusión negativa sobre su uso en la vivienda, en espacios no higiénicos, debiera haber sido objeto de estudio.

Con la necesidad de incorporar estratos compresibles por debajo de la capa de nivelación (impermeabilizaciones, aislamientos, calefacción radiante, etc.) introducimos un nuevo factor de contribución si la capa de nivelación no se constituye en una verdadera solera flotante. Ya hemos comentado la incidencia de los materiales fonoaislantes (que deben ser impermeables para no menguar su capacidad amortiguadora del ruido) sobre el secado de la capa de nivelación. Estos materiales estarán presentes en todos los solados por prescripción normativa y, en consecuencia, debieran proponerse soluciones constructivas que aseguren la estabilidad de la solera de nivelación ante la opción de un solado rígido

Asentamiento de un solado por deformación cóncava de la solera de nivelación
No solamente debemos evitar levantamientos y fisuraciones, sino también asentamientos que supongan pérdida de planitud y nivel del solado respecto a alicatados o rodapiés.

Estamos frente a una grave disfunción que es ajena a la baldosa cerámica, pues su resistencia mecánica no ha estado prevista para soportar la magnitud de los esfuerzos de flexocompresión que se generan en el sistema.

La disfunción debe preverse primero desde la proyección y prescripción, proponiendo soluciones constructivas para el entero sistema multiestrato de pavimento instalado sobre todo tipo de forjados, desde el caso más sencillo al más complejo según las exigencias funcionales:

  • Pavimento cerámico sobre aislamiento acústico al ruido de impacto
  • Pavimento cerámico con aislamiento térmico y acústico
  • Pavimento cerámico con impermeabilización y drenaje
  • Pavimento cerámico con aislamiento termoacústico e impermeabilización/ drenaje, en terrazas pisables de edificios de pisos
  • Pavimento cerámico sobre calefacción radiante

Estos sistemas debieran incluir las características de los materiales y la modalidad de ejecución (por ejemplo, tal como se describen en las aplicaciones especiales del Proyecto Colocación). Estas soluciones constructivas debieran promocionarse desde los sectores industriales interesados (baldosas y adhesivos) y ser refrendadas mediante Documentos de Idoneidad Técnicas por Entidad reconocida, para difundirse después a través de los Colegios Profesionales.

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló