Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Desprendimientos en Alicatados

Desprendimientos generalizados en un revestimiento cerámico de fachada. Edificio Walden 7 (Barcelona)
En la presentación ya hemos comentado las consecuencias negativas que han tenido para la calidad de los recubrimientos cerámicos el cambio de escenario en la colocación. Un cambio que se inicia ya en los años 60 del siglo XX, con la pérdida de oficios y especialidades en el sector de la construcción y que se agrava a finales de ese siglo con la introducción de soluciones y procesos constructivos que contradicen en unos casos o hacen incompatible en otros, la colocación tradicional de las baldosas cerámicas con mortero de cemento y cal.

El factor de estabilidad de los soportes y superficies sobre los que se instalan los recubrimientos cerámicos tiene una gran incidencia en la durabilidad de los mismos y es el origen de la mayor parte de las disfunciones en alicatados y solados.

Por otra parte, la adopción de la técnica de colocación en capa delgada, aún solucionando algunos de los problemas relacionados con la estabilidad, ha introducido nuevas variables que también han tenido una incidencia negativa en la colocación, especialmente cuando se intenta compensar con esta técnica las desviaciones de planitud de las superficies entregadas o cuando se manipulan y aplican los materiales sin respetar las instrucciones del fabricante.

Sin embargo, ahora tenemos un nuevo escenario que permitirá asegurar la calidad de los acabados en baldosas cerámicas, mediando la cualificación profesional de los Alicatadores/Soladores. Este escenario se concreta en la especialización de los materiales de agarre y rejuntado para la colocación en capa delgada, referenciados ahora ya a una normativa europea (EN 12004 para los adhesivos, EN 13888 para los materiales de rejuntado y EN 12002 para evaluar la deformabilidad de materiales de agarre y rejuntado cementosos), así como un mejor conocimiento de la tecnología de colocación  de recubrimientos rígidos modulares, adaptada tanto a los procesos actuales de edificación como a los requisitos funcionales (impermeabilización, aislamiento, etc.) y nuevos materiales, incluso prefabricados, compatibles con los recubrimientos cerámicos.

Los fallos de adherencia en revestimientos y pavimentos pueden desglosarse en dos grandes grupos, según que la superficie implicada en el defecto o disfunción sea reducida o éste afecte a un área amplia. Esta subdivisión viene motivada por el hecho que los fallos localizados obedecen a cambios temporales en las características de los materiales, las condiciones ambientales o en el proceso de colocación (fallo humano); sin embargo, sobre grandes superficies, la disfunción o defecto generalizado, es consecuencia de un comportamiento no previsto en el soporte o la superficie de colocación, una errónea selección de los materiales de agarre o de la misma técnica de colocación o, en última instancia, un fallo en el proyecto de sistema de recubrimiento, en cuanto a no adecuación a las condiciones ambientales y de uso (prestaciones) del revestimiento o pavimento a lo largo de su vida útil.

No obstante, conviene aclarar inmediatamente que esta subdivisión en defectos localizados y generales es válida en un determinado intervalo de tiempo, pues resulta obvio pensar que un desprendimiento localizado sobre unas pocas baldosas y sobre una superficie reducida puede constituir la primera expresión de una disfunción generalizada cuando se completa el proceso que la genere (asentamiento de estructuras, completa hidratación de los aglomerados de cemento, entrada en servicio de una calefacción radiante, etc.).

Conviene también manifestar que los desprendimientos en revestimientos y los levantamientos en solados pueden obedecer a causas superpuestas de compleja atribución en unos casos y de imposible valoración cuantitativa en su contribución en otros. Sólo con el concurso de inspecciones visuales, tomas de muestras y ensayos de laboratorio puede establecerse un diagnóstico preciso posterior.

Veamos una clasificación sencilla de la atribución del defecto o disfunción, respecto al aspecto del reverso de la baldosa desprendida y la superficie de colocación que queda al descubierto.

Esquema sobre atribución de los desprendimientos individualizados y generalizados

[1] Temperaturas por debajo de 5 ºC o por encima de 35 ºC, sequedad ambiental (H.R.<50 %) o viento (v>40 Km/h)
[2] Especialmente si se producen ciclos de hielo/deshielo y presencia continuada de agua y humedad
 

^ Subir

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló