Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Generalizados o Sobre Grandes Superficies

Detalle del levantamiento de un solado por fuerte compresión

Visualización de la disfunción

Exponemos aquí, de forma secuencial de mayor a menor gravedad, un grupo de disfunciones sobre pavimentos cerámicos que llevarán, en la mayoría de los casos, a intervenciones de obra para su reparación.

Estamos frente a despegues y levantamientos que afectan a superficies importantes de un solado, aunque sea de reducidas dimensiones, acompañados con frecuencia de sonido a hueco. En algunos casos podemos decir que el pavimento cerámico ha colapsado.

Caso 1

Sobre un área concreta del solado se produce un levantamiento en dos hiladas contiguas, también denominado abombamiento o “efecto barraca”, en un momento indeterminado que puede ser a los pocos meses desde su ejecución o al cabo de varios años. Antes de quedar “a dos aguas”, las baldosas suben de nivel, se camina sobre ellas de forma mórbida, suenan a hueco y salta el mortero de juntas.

Aproximación al levantamiento de las baldosas en un área localizada de un soladoDetalle de baldosas levantadas, como abombamiento a doble pendienteDetalle de baldosas levantadas, como abombamiento a doble pendienteLevantamiento de un solado sometido a fuerte compresión

Las baldosas levantadas o desprendidas salen limpias por su reverso o con el material de agarre adherido, incluso con porciones de la superficie de colocación.

Por otra parte, la superficie de colocación puede presentarse, una vez levantadas todas las baldosas sueltas, con un aspecto uniforme y bien cohesionado, con fisuras más o menos amplias, o bien con disgregaciones manifiestas acompañadas de grietas profundas.

Levantamiento de un solado sometido a fuerte compresión Levantamiento de un solado de terraza que arrastra parcialmente el material de agarre Detalle del levantamiento a doble pendiente de las baldosas de un solado Testigo de la inestabilidad del soporte de colocación: recrecido fuertemente fisurado

Esta gravísima disfunción no es asociable a espacios determinados. Igual se ha presentado en un baño de 6 m2 y al cabo de 7 años de la construcción del edificio, que en comedores de 22 m2, terrazas cubiertas y descubiertas, y solados de grandes superficies.

En todos los casos debemos inspeccionar el resto del pavimento, en algunos aspectos:

  • Si se ha colocado a junta abierta o no y, en caso afirmativo, inspeccionar el estado de las juntas (despegues, fisuras, roturas transversales)
  • Si se han producido movimientos en los encuentros del solado con el rodapié o el alicatado (fisuración de la junta de cambio de plano o incluso hundimiento del pavimento respecto a la línea de nivel)
  • Si en otras zonas del solado también existen abombamientos, en mayor o menor grado de desarrollo, desde sonido a hueco hasta sensación de hundimiento al presionar
  • Si existe correspondencia entre la manifestación de la disfunción y el lugar donde se produce (centro o ejes de simetría del solado, equidistancia con pilares, zonas de tránsito, entre elementos constructivos que ciñen esa parte del pavimento, en el centro de los forjados, etc.)
  • Si se han ejecutado juntas de movimiento perimetrales, sea cual fuere la superficie ocupada por el pavimento
  • En grandes superficies (más de 40 m2 en interior y 25 m2 en exterior) comprobar si existen juntas de movimiento intermedias o de fraccionamiento, así como su estado de conservación

Conocido el formato y la capacidad de absorción de agua de la baldosa, es interesante conocer los materiales y la técnica de colocación.

Caso 2

Sobre el solado se han producido despegues generalizados, en grupos de baldosas distribuidos de forma aleatoria en todo el pavimento, aunque con mayor frecuencia en itinerarios de tránsito. No se detectan baldosas rotas o fisuradas, al menos de forma significativa.

El sonido a percusión o rodadura es muy heterogéneo de unas baldosas a otras. Tras estas comprobaciones debiéramos, en todo o en parte, efectuar las inspecciones complementarias sugeridas para el caso número 1.

Levantamiento generalizado del solado de una terraza sometido a fuerte compresiónLas baldosas desprendidas en un solado presentan reverso parcialmente cubierto con el adhesivoDetalle del reverso de una baldosa levantada de un solado con el adhesivo pegado

Las baldosas despegadas salen limpias por su reverso, incorporan el material de agarre e incluso éste se acompaña con la superficie de colocación.

Tenemos que comprobar el estado de la superficie de colocación, especialmente su cohesión y si presenta fisuración.

En solados exteriores en zonas geográficas con riesgo de helada investigar la disgregación del material de agarre y/o la superficie de colocación, en las zonas donde se han producido los despegues. También el aspecto de las juntas.

Vista general del despegue de un solado ejecutado sobre solera de anhidrita

Caso 3

Despegues amplios, en zonas concretas de un pavimento instalado sobre solera de anhidrita. Esta disfunción es poco frecuente en España al no haber proliferado el uso de este tipo de material.

Las baldosas se extraen cubiertas por su reverso con el material de agarre y la superficie de colocación, de color blanco grisáceo.

Tras la extracción, la superficie de colocación presenta un estado disgregado y pulverulento.

Despegues y roturas en un solado industrial por baja resistencia mecánica

Caso 4

Despegues más o menos dispersos, coincidentes con itinerarios de tránsito, y presencia de fisuras, roturas y desconchados en pavimentos cerámicos de la Arquitectura de Pública Concurrencia y solados industriales.

Debemos conocer el tipo de tránsito al que ha estado sometido el pavimento y, tras el levantamiento de las baldosas, la técnica de colocación y el estado de la superficie.

El aspecto de las juntas entre baldosas nos ayudará a diagnosticar la causa de los despegues.

En solados de viviendas y locales de tránsito exclusivamente peatonal, sin particular riesgo de agresión mecánica, pueden producirse despegues coincidentes con itinerarios de tránsito, pero sin la presencia de roturas y desconchados.

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 99 02
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló