Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Histórico

La ejecución de solados con mortero tiene una larga tradición en España. La modalidad de "al tendido", sistema formado por una capa de desolidarización/asentamiento [20-40 mm de gravín o garbancillo (grava de 5 mm Ø)]; un mortero semiseco (entregado maestreado y ligeramente fratasado (de 30-40 mm de grosor) que se constituye en capa de nivelación y entrega la superficie de colocación; y un puente de unión formado por una pasta de cemento y cal a partes iguales que se espolvorea sobre la superficie, se humecta homogéneamente con escoba o brocha y se peina con llana dentada, conformando paños de 2-4 m2 (según las condiciones ambientales) sobre el que se colocan las baldosas, se percuten, asientan y nivelan con maza de goma y, en su caso, se vuelven a humectar esparciendo agua por las juntas; es idóneo para baldosas de los grupos IIa, IIb y III con formatos que no superen la superficie de 900 cm2.

Esta modalidad genera una buena unión adhesiva, ligeramente deformable por la inclusión de cal en el puente de unión y es un método de trabajo de gran rendimiento incluso sobre grandes superficies.

Tiene además plena actualidad por cuanto se adapta a la situación de la edificación: necesidad de desolidarizar la colocación de los soportes inestables y alcanzar baja retracción (sobre 0,4 mm/m) en los morteros de nivelación. Veámoslo con más detalle:

  • La capa de garbancillo o gravín se constituye en estrato de asentamiento estable sobre la capa de compresión de los forjados o soleras de hormigón, absorbe tuberías e instalaciones y actúa de estrato de desolidarización respecto a los movimientos de los soportes. Además, puede cubrir y proteger una manta fonoaislante, que si es de celda cerrada no dejará circular el vapor de agua pero podrá canalizarse a través del garbancillo, permitiendo un secado homogéneo de la capa de nivelación.
  • El mortero semiseco que también puede incorporar cal actúa como solera de nivelación y confiere planitud para la colocación de las baldosas. Interviniendo en la composición (relación cemento/árido y relación agua/cemento, con cementos de baja resistencia) podemos alcanzar bajas retracciones (sobre 0,4 mm/m). Además, la operación de fratasado puede generar suficiente consistencia y resistencia mecánica como para constituirse en solera flotante e incluso capa de compresión o reparto de cargas. Para ello, sólo bastará actuar sobre el grosor (40-50 mm) y, en caso necesario, incorporar en su centro un mallazo de acero electrosoldado, también recurrir a fibras de polipropileno (aditivadas a la hormigonadora en la preparación del mortero) antifisuración. La retracción de esta capa en fase de endurecimiento acompañará a la contracción de las baldosas en su secado, no previéndose tensiones de cizalladura importantes durante el proceso de endurecimiento.

Colocación de solados al tendido: extensión del lecho de gravínColocación de solados al tendido: instalación de las reglas de nivelColocación de solados al tendido: ejecución de la capa de mortero nivelada y maestreada sobre el lecho de gravínColocación de solados al tendido: aplicación del mortero sobre el lecho de gravín
Colocación de solados al tendido: espolvoreado de cemento y cal sobre el mortero frescoColocación de solados al tendido: repaso con llana dentada del espolvoreado de cemento y calColocación de solados al tendido: detalle del peinado del mortero fresco que ha recibido el espolvoreadoColocación de solados al tendido: detalle del asentamiento de las baldosas sobre el mortero fresco y el espolvoreado

La limitación más importante de esta técnica está en el grosor requerido del sistema, nunca inferior a 80 mm (sin contar el grosor del manto fonoaislante). En la edificación actual de viviendas no siempre es posible asumir ese recrecido sin comprometer la altura útil de las estancias.

La limitación representada por el formato de la baldosa (S≤900 cm2) y el requerimiento de capacidades de absorción/succión medias o altas (grupos IIa, IIb y III) puede superarse, sustituyendo el espolvoreado cemento/cal por un puente de unión de alto contenido en resinas, de los diseñados para la instalación de baldosas sobre soleras jóvenes. Con esta alternativa, más costosa, podemos solar cualquier tipo de baldosas, incluso AIa o BIa, y formatos mayores (hasta 450x450 mm) si no presentan desviaciones de planitud importantes (el puente de unión admite grosores de 2-4 mm).

Si este método tradicional es versátil y viable ¿por qué aparecen graves disfunciones sobre él? La respuesta es sencilla: por una mala práctica profesional, concretada en:

  • Utilización de escombros de obra en sustitución del garbancillo
  • Preparación de morteros de nivelación con alta relación cemento/árido y/o agua/cemento para bajar la consistencia y facilitar la operación de maestreado
  • No emplear la cal en el espolvoreado
  • Ejecutar el espolvoreado de forma incorrecta o incompleta (distribución irregular, humectación deficiente, prescindir del peinado posterior de la pasta sobre la superficie)

La otra modalidad de ejecución de solados en capa gruesa con mortero, denominada "a punta de paleta", se aplica en escaleras, sobre superficies reducidas, en trabajos de reparación o rehabilitación, o en aquellos solados que no permiten recrecer más de 20-30 mm. Es menos fiable que la modalidad "al tendido", dado que debemos ajustar la composición del mortero para que no se produzcan retracciones excesivas (pueden generar "cejas" sobre el pavimento en el proceso de endurecimiento), no desolidariza el solado de estratos inferiores y es más rígido.

La unión adhesiva con la baldosa se asegura esparciendo una lechada densa de cemento/cal (1:1 en volumen) sobre el mortero fresco antes de asentar la baldosa a golpes de maza. Con ello podemos incrementar la consistencia del mortero y disminuir su retracción.

Ofrecemos a continuación un cuadro de composiciones de morteros para las diferentes modalidades de colocación de baldosas cerámicas en capa gruesa y para la preparación de las superficies de colocación, empleadas en el norte de la Comunidad Valenciana.

Morteros de Receta (*)
Según aplicación
Composición
en volumen(1)
Tipo de
arena (2)
Observaciones
Alicatado
A
1:2:6
Ø 0-4 mm, PM, T
La cal contribuye a la trabajabilidad
B
1:1:8
Ø 0-4 mm, PM, 5 partes de T, 3 de M
Menor resistencia mecánica que A
C
1:6
Ø 0-4 mm, PM, T M variable (3)
Menor resistencia mecánica que A
Más rigidez que A y B
D
1:7
Ø 0-4 mm, PM, T M variable (3)
Es menos rígido que C
Solado al Tendido
E
1:10 +
Ø 0-4 mm, PM, T M variable (3)
Mortero semiseco de baja rigidez, con espesores de 30-50 mm (5)
1:1 (4)
 
El espolvoreado es de una mezcla de cemento y cal a partes iguales
F
1:1:8 +
1:1 (4)
Ø 0-4 mm, PM, T
Mayor resistencia mecánica que A y menor rigidez.
Dependiendo de la arena, podemos tener buena consistencia
G
1:8 +
1:1 (4)
Ø 0-4 mm, PM, 5 partes de T, 3 de M
Es una formulación alternativa a la F, donde la trabajabilidad se consigue con la arena de mina.
Es menos resistente que F y, tal vez, más rígido.
Solado a Punta de Paleta
1:5
Ø 0-4 mm, PM, T M variable (3)
Necesario control muy frecuente de la planitud
Compromiso entre alta consistencia del mortero y buena adherencia en fresco
Enfoscados
1:3
Ø 0-4 mm, PM, T
Tenemos que hacer compatible una buena trabajabilidad con ausencia de fisuras en el endurecimiento.
Se aconseja mojar uniformemente la pared antes de ejecutar el enfoscado.
Capas de Regularización
1:1:8
Ø 0-5 mm, PG, T arena viva (6)
Mortero semiseco
Buena cohesión tras endurecido para colocación en capa delgada (se aconseja fratasar)
Capas de Compresión y Soleras Flotantes
1:4
1:5
Ø 0-5 mm, PG, T arena viva
Mortero semiseco de grano grueso
Fratasado
Grosores mínimos de 45 mm para soleras sobre materiales compresibles
Capas de Nivelación
1:4
Ø 0-4 mm, PM, T arena viva
Mortero semiseco de grano medio/fino
Superficie lisa y bien cohesionada
(*) Formulaciones propuestas y debatidas en el Curso de Formación de Formadores (Enero 2003). Válidas en el Norte de la Comunidad Valenciana y refrendadas por la experiencia profesional (Srs. David Ginés, Emilio Delgado y Jesús Sánchez)
(1) Relación cemento : cal : arena o cemento : arena. Relación agua/cemento: la mínima necesaria para asegurar consistencia, trabajabilidad e hidratación. En soleras, que exude a la presión de la mano pero no escurra
(2) PM: Según Anexo A de la norma española UNE 146 110, arena de grano medio cuyo contenido en masa pasa por el tamiz de 0,5 mm entre un 30 y 70%
    PG: las que pasa por ese tamiz el 5-45% de la arena
    T: arenas trituradas o de machaqueo
    M: arenas de mina o sedimentarias
(3) La cantidad de M se fijará en función del contenido en finos y la “viveza” (ausencia de arcilla) de la arena triturada
(4) La mezcla de cal y cemento a partes iguales (composición en volumen 1:1) debe extenderse uniformemente con ayuda de la llana dentada y humectarse correctamente con escoba o brocha. Dependiendo de las condiciones ambientales (humedad y temperatura) la extenderemos sobre el mortero semiseco en una superficie reducida (2-4 m2)
(5) Sobre forjados y soleras jóvenes debe contemplarse la ejecución de una capa de desolidarización, a base de garbancillo (grava menuda de 7-15 mm o común de 15-25 mm) bien compactado de 30-50 mm de grosor. Sobre el garbancillo se extenderá el mortero semiseco
(6) Para capas de regularización de grosores superiores a 45 mm, podremos utilizar áridos de hasta 8 mm de diámetro, siguiendo las especificaciones de la normativa alemana.

Frente a los inconvenientes (mejor debiéramos decir incomodidades) de la colocación en capa gruesa de pavimentos cerámicos, se va introduciendo primero e imponiendo después la colocación en capa delgada con adhesivos, en una evolución no exenta de dificultades e incluso de perversiones.

Esta técnica exige en primer lugar una superficie plana (desviaciones máximas de 3 mm en 2 m) y entregada a cota de nivel. No podemos compensar con el grosor del adhesivo ni las irregularidades superficiales, ni defectos de planitud, ni divergencias de nivel, pues encarecemos la colocación y comprometemos el comportamiento del adhesivo en fresco y una vez endurecido.

Precisamos también superficies de colocación bien cohesionadas, limpias y, sobre todo, estables, si empleamos adhesivos de nula o baja deformabilidad.
 

Detalle de la extensión del adhesivo con llana dentada Técnica del doble encolado: detalle de la aplicación del adhesivo sobre el reverso de la baldosa Detalle del asentamiento de las baldosasPercusión con maza de goma para el definitivo asentamiento de la baldosa sobre el adhesivo

Habida cuenta de la necesidad de capacidad de retención de agua, capacidad humectante y una buena adherencia, acompañada de deformabilidad en algunas aplicaciones, los problemas surgen con la comercialización de productos de gama baja, con las etiquetas de "cemento-cola", "mortero-cola", "especial yeso" o "mortero-cola convencional". Estos materiales de bajo precio son los que provocaron numerosas disfunciones a partir de la década de 1970. Además, representaban más del 80% de la cuota de mercado.

Los problemas crecen con la comercialización de los grandes formatos y el gres porcelánico, por las causas ya apuntadas en los revestimientos. Aquí, incide también el tránsito por las tensiones que puede generar sobre el solado.

Los adhesivos especiales "mortero-cola de altas prestaciones" y "mortero-cola de ligantes mixtos" tienen una implantación reducida a las aplicaciones especiales y su crecimiento no se corresponde con el volumen de las baldosas comercializadas (entre gres porcelánico y formatos con superficie superior a 900 cm2).

Ya hemos comentado que la edición de las normas EN 12004 y EN 12002 han supuesto una clarificación de la calidad/prestaciones de los adhesivos para la colocación en capa delgada, con las reservas ya ampliamente comentadas sobre los adhesivos cementosos sólo aptos para interiores (marcado CE) en cuanto a rigidez y falta de garantía sobre el tiempo abierto.

Sin embargo, muchos defectos y disfunciones tienen su origen en las condiciones de entrega de capas de nivelación y superficies de colocación, y en prácticas profesionales incorrectas en la aplicación de los adhesivos.

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló