Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Atribución del Defecto

La falta de uniformidad de aspecto suele obedecer a una o varias de las siguientes causas:
  • Mezcla de diferentes códigos de tono a pie de obra y sobre una misma superficie.
  • Un caso particular no tan excepcional es la mezcla de dos partidas de baldosas de un mismo modelo y código de tono, pero con fechas de fabricación muy alejadas y para las que no se ha efectuado el seguimiento de la constancia de tono. Estamos aquí frente al mismo problema ya comentado para los picos de almacén, en cuanto a calibres del formato de fabricación. Este caso se inscribe en lo que el Técnico Cerámico suele denominar la “degeneración de los modelos”, sobre series cuya fabricación se extiende en el tiempo.
  • La falta de homogeneidad en la apariencia de conjunto también puede venir dada por cambios en la textura y el brillo de las baldosas, consecuencia del proceso de fabricación y que no han sido detectados en la selección. Es más excepcional que se produzca el defecto por fallos en las decoraciones, sobre todo en el grafismo y color de las tramas de fondo, pues este tipo de defectos suelen detectarse en el proceso de selección de producto acabado.
  • Una deficiente asignación del primer tono antes de la comercialización de una nueva serie que se caracterice por tratamientos superficiales complejos, en cuanto a la aplicación de tramas y otros efectos decorativos, puede inducir a confusiones en la asignación del código de tono, cuando no se sigue el procedimiento descrito en el apartado de prevención.
  • Los tratamientos decorativos, inscritos en la obtención de apariencias minerales, que supongan un direccionamiento de los veteados o la textura de la superficie de la baldosa, pueden implicar un contraste de aspecto respecto a las baldosas adyacentes si cambia su posición respecto a la dirección de impresión. En consecuencia, este tipo de acabados decorativos debe reservarse exclusivamente a baldosas de formato rectangular.
  • En productos extrudidos no vidriados y también en toda la gama de baldosas de tierra cocida (grupos AIII UGL y las antiguas CIII UGL), una percepción de contraste entre paños de una misma superficie puede venir dada por:
    • Alteración de la dirección de colocación respecto al relieve del reverso de la baldosa en productos extrudidos que hayan recibido algún tratamiento superficial
    • La falta de control y mezcla de baldosas de diferentes embalajes a pie de obra, antes de la instalación
  • Los contrastes de tono (normalmente con un oscurecimiento del color inicial) de unas partes a otras de un recubrimiento ejecutado con baldosas BIa UGL, AIII UGL o las antiguas CIII UGL, se producen por operaciones incompletas o deficientes en la limpieza final del alicatado/solado después de la operación de rejuntado, especialmente cuando unas partes de la superficie han sido tratadas de forma diferente al resto.

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló