Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Despegue Longitudinal del Material de Junta

Visualización

El material del rejuntado presenta fisuras continuas junto al flanco de la baldosa, afectando habitualmente a múltiples baldosas.

Una inspección detallada nos puede dar información sobre el origen del despegue a los flancos de la baldosa:

  • Si los despegues son generalizados o abundantes, distribuidos de forma más o menos aleatoria, habrá fallado la adherencia ante esfuerzos de tracción o compresión.
  • Si siguen un itinerario longitudinal, son manifestación de un movimiento de estratos inferiores
  • Si ese itinerario es en escalera (en alicatados), seguramente se ha producido una rotura del soporte de colocación o un movimiento importante.

Despegue del material de junta del flanco de la baldosa, por deficiente adherenciaFisuración longitudinal de una junta de colocaciónFisuración longitudinal de una junta coincidente con una fisura sobre la superficie de colocación

Atribución

La norma EN 13888 no contempla la adherencia como característica fundamental, dando por sentado que los materiales CG 1 y CG 2, presentan un anclaje adecuado a los flancos de la baldosa (unos pocos milímetros en cada lado de la junta). Aun bajo ese supuesto general, la rigidez de un material de rejuntado cementoso puede comprometer esa adherencia cuando se suceden ciclos de tracción y compresión, resultado de los cambios dimensionales de la baldosa por oscilaciones de temperatura o variación de la humedad.

Cuanto mayor es el tamaño de la baldosa, mayor es la magnitud de la tensión de tracción y compresión, pudiendo llegar a superar la resistencia a la tracción en la adhesión del material al canto de la baldosa. Es por ello importante considerar la deformabilidad en los materiales de rejuntado cementosos destinados a recubrimientos exteriores, especialmente solados y con formatos grandes (S≥900 cm2). La elección de materiales CG 2 S1 ó CG 2 S2 puede ser un buen antídoto a la fisuración longitudinal de las juntas de colocación.

Sin embargo, nunca podremos evitar una fisuración longitudinal de una junta de colocación cuando se extiende por todo el recubrimiento. Los morteros para juntas no están diseñados para absorber movimientos de estratos inferiores y la manifestación de esta fisura nos indica que allí debiera haberse ubicado una junta de movimiento.

Prevención

En ocasiones, la aparición de este defecto es imprevisible desde la colocación (las dos últimas manifestaciones descritas). En general son de interés las siguientes recomendaciones:

  • Diseñar una anchura de junta proporcional al formato de la baldosa y a los movimientos esperados en el recubrimiento cerámico, especialmente los de origen higrotérmico. En exteriores son recomendables anchuras iguales o superiores a 5 mm o seguir el principio de que la participación de la superficie de la junta en la superficie total del alicatado/solado sea igual o superior al 5%.
  • Prever juntas de movimiento en los cambios de material del soporte o superficie de colocación. Diseñar y ejecutar juntas de movimiento perimetrales e intermedias según ubicación y características del alicatado o solado.
  • No recurrir a materiales de rejuntado que no cumplan las características obligatorias de la norma EN 13888. Se recomienda seleccionar materiales de rejuntado CG 2 en alicatados y solados exteriores
  • A ser posible, seleccionar materiales de rejuntado cementosos deformables [CG 2 S1, CG 2 S2] con grandes formatos (S>1.600 cm2), en solados de tránsito intenso o sobre superficies de colocación inestables.

^ Subir

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló