Institut de Promoció Ceràmica
Buscar en:buscar

Histórico

Dejando a un lado los pavimentos de barro cocido, con baldosas de los grupos AIII y el antiguo CIII, para los que siempre se ha contado con una colocación a junta abierta suficiente para absorber las elevadas desviaciones dimensionales consecuencia del proceso de elaboración, la problemática de la desuniformidad de la trama de juntas se manifiesta con las primeras comercializaciones de baldosas semigresificadas (grupos IIa y IIb) y gresificadas (grupo I), fabricadas por prensado en semiseco y asociadas a una colocación sin junta.

Incluso antes de la aprobación de la primera norma europea sobre baldosas cerámicas (EN 87, Agosto 1982), los fabricantes están acotando las tolerancias dimensionales de este tipo de baldosas como consecuencia de la dispersión dimensional que se genera con el proceso de monococción y defectos que no sólo atañen a la planitud sino también a la rectitud de lados y ortogonalidad de ángulos.

Para las baldosas extrudidas no suelen presentarse reclamaciones en la colocación, al asociarse desde el primer momento con productos modulares de media/alta desviación dimensional. Se vinculan directamente a una colocación con junta abierta e incluso el Alicatador/Solador suele instalar las baldosas en una posición única, siguiendo las acanaladuras del reverso, al conocer la desigual desviación de longitud y anchura en baldosas cuadradas según la dirección de extrusión. Pero además, se trabaja con formatos que raramente alcanzan los 900 cm2.

La problemática asociada a la desuniformidad dimensional se difunde con la convergencia de la comercialización de baldosas prensadas, más o menos gresificadas, fabricadas por proceso de monococción, durante la primera etapa de implantación del horno de rodillos, con la generalizada práctica profesional de colocación “a tope” o “a testa”, sin mayores problemas con baldosas BIII o, a lo sumo, BIIb en pavimentos (el cottoforte italiano). Con las sucesivas mejoras en el proceso de compactación se acometerá la comercialización de formatos medios y grandes para pavimento y después también para revestimiento, aunque el clásico 20x20 cm sigue ocupando el primer lugar en la demanda aún en la década de 1980.

Ante las desviaciones del formato de fabricación se impone en primer lugar acotar las tolerancias dimensionales y después compartimentar esas desviaciones (código de calibre) para las baldosas del grupo BI (según EN 87). Sin embargo, ni las sucesivas versiones de la norma de 1982 ni la nueva norma europea EN 14411 (Octubre 2007) reconocen y definen un código de calibre (como tampoco un código de tono para la cara vista). La colocación sin junta o con junta mínima (hasta 1,5 mm) se vuelve compleja especialmente con la comercialización de clases diferentes a la 1ª calidad, donde es habitual marcar el producto solamente con el formato nominal.

Los defectos de rectitud de lados (las famosas “lunetas”) y ortogonalidad de ángulos también están presentes aunque quedan eclipsados por los defectos de planitud. Sobre todos ellos intervienen las normas de producto, acotando la 1ª calidad a través de unas tolerancias máximas. En el documento Tolerancias hemos resumido las tolerancias dimensionales máximas contempladas en los diferentes anexos, en correspondencia con los grupos de producto, de la nueva norma EN 14411 (Octubre 2007).

Bajo ese marco normativo persiste el debate sobre la adecuación de esas tolerancias a una colocación sin junta, en una etapa en la que ya se están comercializando baldosas cerámicas de superficie mayor a los 1.600 cm2. La Comisión Técnica de ATC que elabora parte de la documentación del Proyecto Colocación propone unas tolerancias máximas en función del formato de la baldosa y la anchura de la junta de colocación, definiendo un primer código de producto; sin embargo, a doce años vista de aquella iniciativa podemos hablar de una muy escasa repercusión en la documentación de las empresas y en el etiquetado de los productos comercializados.

La difusión comercial de los rectificados(*), asociados directamente a una colocación a tope, en una oferta que compite frontalmente con la piedra natural, con formatos que suelen superar los 1.200 cm2, introduce nuevos problemas en la colocación: desconchados y escamaduras de engobes/vidriados en los cantos vivos no biselados de la baldosa, deficiencias en la ortogonalidad de la trama de juntas y, sobre todo, percepción óptica de falta de planitud. En la actualidad, la problemática se extiende a la colocación sin apenas junta de grandes tableros cerámicos obtenidos a partir de baldosas cortadas en tiras con la pretensión de colocación también a traba (1/4, 1/3, 1/2, ...) en vertical u horizontal.

Frente a la actual tendencia de proponer escenificaciones con diferentes formatos, puede ser interesante potenciar el formato de coordinación C para el que se seleccionan tanto los formatos de fabricación involucrados como la anchura de la trama de juntas. Una oferta interiorista de gama alta y la modalidad de fabricación “a la carta” según proyecto no pueden eludir esta posibilidad.

Ante la necesidad de colocar con una junta mínima de 1,5 mm, el formato de coordinación C es también recomendable en las baldosas que imitan el mosaico, en las que debemos respetar una anchura de junta que viene dada por el bajorrelieve de la cara vista.


(*) N. del A.: En esta documentación usamos los términos calibre y calibración para designar un valor acotado (dentro del formato de fabricación W) de las dimensiones de longitud y anchura, y rectificado al proceso y su resultado de corte de la periferia de una baldosa, en muchos casos acompañado de formación de bisel de la arista superior y vista, resultado del corte. Definiciones diferentes a las aportadas en bibliografía sobre la tecnología de fabricación: calibración como nivelación superficial (consecución de planitud mediante abrasión superficial) y desbaste-rectificación como operación mecánica de eliminación de la rugosidad superficial producida en el proceso de calibración.

Dirección Postal:
Diputación Provincial
Avda. Vall d'Uixó, 25
12004 Castellón

Centro de Documentación:
Biblioteca del Museo de Bellas Artes de Castelló

Avda. Hermanos Bou, 28 - 12003 Castellón

M-V: 10-14 horas
Tel. (+34) 964 72 75 26 - 964 72 75 27

Contacto
Tel. (+34) 964 35 97 44
Fax (+34) 964 35 99 40
E-mail: ipcdip@dipcas.es

Nota legal

Diputació de Castelló